segunda-feira, 12 de outubro de 2009

Paixão chilena ao microfone



O sofrimento chileno acabou no último sábado e, mais uma vez, de forma apoteótica, virando sobre a Colômbia dentro de Medellín e vencendo por 4 a 2. La Roja retorna para a Copa do Mundo após duas edições de ausência e pela oitava ocasião na história mundialista. Fruto de um trabalho obcecado e competente de Marcelo Bielsa, além de uma geração brilhante de jogadores, a classificação despertou o nacionalismo do povo andino.

Claudio Palma, narrador chileno do Canal del Fútbol, nos brinda com um desabafo apaixonado e histórico. No vídeo, ele recorda grandes jogadores, vivos e mortos, da história do país, casos de Fernando Cornejo, Julio Martínez e Iván Zamorano, entre outros. Celebra uma campanha irretocável, com feitos como o fim do jejum de 25 anos contra o Peru, a vitória que tirou a invencibilidade do Paraguai, os três pontos na altitude boliviana e um grande resultado contra a Argentina.

Nos tempos em que o povo brasileiro parece distante de sua própria seleção e a narração de Galvão Bueno mais lembra um produto institucional, que responde pelos interesses da emissora em que trabalha, o discurso de Claudio Palma é um alívio.

Diria ele, com o fatalismo tipicamente latino: "África do Sul! África do Sul desconhecida. Espera-nos, porque talvez será a primeira e última vez".


PS: O amigo chileno Jose Miguel, que indicou o vídeo para o blog, transcreveu todo o discurso de Claudio Palma nos comentários. Vale muito a pena ler e ouvir.

3 comentários:

JoSe MiGuEL disse...

“Padre, padre, padre querido, tú que me llevaste por primera vez al estadio. Viejo, tú que me hiciste conocer de cerca las estrellas del fútbol y que te fuiste antes de lo previsto para estar más cerca de ellas:

Quiero que le cuentes al gran Julio Martínez, quien era tu ídolo. Quiero que le digas al gordo Santibáñez, al gordo Campusano, mi gran amigo. Cuéntale a Fernando Cornejo, susúrrale a los padres de los grandes goleadores Zamorano, Chupete y Caszely, que están hermanados viendo cómo Chile se mete en un mundial. Avísale a Chamaco y al gran Mumo Tupper. Avísale de pasada también a Erwin, hermano del polaco, a Franco Carcuro, que partió hace poco y a todos los chilenos futboleros que están allá arriba y partieron en forma anónima, que el país está de fiesta, que un puñado de nobles jugadores nos llevan a otro mundial.

Sí, cuesta tanto estar ahí, nos gusta tanto este deporte que lo celebraremos como Dios manda. Seguramente habrá peregrinaje en todas las ciudades de Chile. Te cuento que esta roja le quebró la mano al destino, le guapeó en el mítico Centenario a Uruguay con el gran Matador en su adiós definitivo de la Roja, así se despiden los elegidos. Te cuento que esta Roja, en un ambiente canibalesco, lleno de hostilidades, se paró en Lima y le ganó después de 25 años a Perú. Este equipo se instaló en el techo del mundo, ahí donde cayó estrepitosamente Argentina de Maradona, ahí donde falta el oxígeno, ahí donde todos se ahogan, para derrotar a Bolivia. Te cuento que fuimos a Paraguay y le ganamos en forma inapelable, quitándole el invicto. Te cuento que por primera vez derrotamos a los que bailaban siempre con la más hermosa de la fiesta. Sí, le ganamos a los argentinos en una noche épica, inolvidable, inolvidable, de imposibles.

Te cuento que llegó de allende Los Andes un loco lindo, sí, es verdad, un tipo obsesivo, profesional, que llegó a buscar su revancha a un país de mentalidad perdedora, a un país del sub-mundo futbolístico. Cómo nos ha hecho creer en la frase “querer es poder”.

La vida, la vida, amigos, y el fútbol, sí, nuestro fútbol, es como un camino cuesta arriba, pero, saben, desde acá en lo alto, la cima, de la cima la vista es genial. Silencio, silencio dije, que en este sur que milagrosamente existe ya nos llegó el sueño mundial. Sudáfrica, Sudáfrica desconocida, espéranos, porque quizás será la primera y última vez que estemos presentes en la cita reservada para los mejores. Sudáfrica, Sudáfrica, espéranos, allá va la marea roja. Sudáfrica, allá vamos.

Queda nada, queda poco, no te apures en dormir que el sueño va a llegar, y el sueño llegó, polaco, de la mano de esto, de este loco Bielsa, y de estos jóvenes jugadores, estamos a segundos, aun suspiro de meternos a Sudáfrica.”

"como diría Quelentaro, el gran músico chileno, estaré más malo pal' humo, que lloro con leña seca"

Claudio Palma, minutos finales del partido Colmbia – Chile.

Filipe Nunes disse...

Muito "manêro"!

Futebol ao Cubo disse...

Nossa... De arrepiar, dá vontade de não ter a certeza se vamos ou não pra uma Copa do Mundo. É lindo de mais o cara ter a consciência de que não é toda hora que o Chile vai pra Copa, que pode ser a última vez... Emocionante, salvei esse post nos meus favoritos.